Muerte entre la abundancia

Publicado: septiembre 1, 2007 de smercados en arte en el capitalismo, invisibilidad, lucha de clases, mirada, paisaje, visibilidad, visualidad

En Estados Unidos, el año 2006 parecía la Primavera de la Sublevación de los Inmigrantes. Por todo el país, millones de inmigrantes, fundamentalmente mexicanos, aunque no exclusivamente, tomaron las calles en un enérgico intento de hacerse ver, de hacer que se los considerara como parte de la población de los Estados Unidos. […] La causa de las protestas era el draconiano proyecto de inmigración presentado al Congreso. Este proyecto de ley crimininaliza a una ya explotada clase obrera, unos obreros sin los cuales el país sencillamente dejaría de funcionar.
[…]

766157e1e172b1a1011e7791e5f8e832_extras_albumes_0.jpg
El mejor lugar para contemplar el paisaje económico, social, político y cultural al que se enfrentar los inmigrantes cuando tratan de entrar en Estados Unidos en busca de trabajo es el cementerio municipal de Holtville, California.
[…]

_42542917_070206_marmigra_203j.jpg
Consideremos, entonces, el cementerio. Considerémoslo no (sólo) como un paisaje simbólico, un símbolo de todo aquello por lo que luchaban y a lo que se oponían esos inmigrantes que tomaron las calles, sino también como lo que verdaderamente es: un cementerio, un lugar donde se entierra a los muertos, el último lugar de descanso de lo que realmente puede llamarse trabajo muerto (Marx). Considerémoslo en su atroz materialidad: una tras otra, sus hileras e hileras de lápidas sin inscripción bajo cada una de las cuales yace un cuerpo desmoronándose en una «caja de aglomerado sellada con ocho clavos». Consideremos los cuerpos reales allí enterrados, el raspado de la uña excavadora abriendo otra tumba, el ruido sordo de la tierra cayendo sobre el barato ataúd. Considerémoslo bajo el sol abrasador, el incesante viento, las heladas noches. Consideremos los canales de irrigación que hay que atravesar a nado, los caminos a traves de la creosota y los mezquites, la loca huida de «la migra», las serpientes y las arañas. Consideremos a aquellos que no lo consiguen, que no llegan a una América donde podrían ganar lo suficiente para vivir. Consideremos a aquellos que sí lo consiguen, a aquellos que no han caído en esa sepultura, y el inmenso coste, físico y económico, que han soportado. Consideremos a las mujeres violadas por los «coyotes» a los que pagan para que las guíen y protejan al cruzar la frontera. Consideremos, para los que consiguen atravesar el desierto y llegar al primer apeadero, el largo trayecto al que tendrán que enfrentarse, en un container sellado o escondidos en un vagón de tren o en el doble fondo de un camión, cuando intentan llegar a Sacramento o a Soux Falls o a Savannah. Algunos de estos inmigrantes mueren o los matan en el trayecto. Otros se ven obligados a trabajar en condiciones casi de esclavitud al no llegar nunca a pagar la deuda adquirida para conseguir cruzar al otro lado de la frontera.

cadaver_inmigrantes_fallecidos_tenerife.jpg
Considerado bajo este punto de vista, el paisaje de muerte que atraviesa el desértico suelo de Holtville, jalonado por todas esas pequeñas lápidas, no es tanto, como señala el Times, la evidencia de «el grave problema de la inmigración ilegal y lo que supone para las regiones de ambos lados de la frontera», como la evidencia del éxito de la economía americana contemporánea. del orden neoliberal mundial del cual es una parte dominante, y de las políticas fronterizas que intentan mediar entre esta economía y ese orden. Mi objetivo es considerar este desértico cementerio en su total e impresionante materialidad; simplemente, considerarlo como un paisaje. De este modo, pretendo mostrar que no se trata de algo incidental en la economía política contemporánea o, quizá, posmoderna, y en el orden mundial, sino algo totalmente indicativo de ellos. Si tenemos que entender la producción social de paisajes, entonces tenemos que entender este cementerio, ya que en él podemos aprender mucho respecto a cómo se producen los paisajes contemporáneos y especialmente, para qué.

Don Mitchell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s